¿Por Qué Existe el Ego?

La vida es una lucha constante de nuestro ego contra nuestro espíritu. El espíritu desea actuar, expresar todo el amor que es, pero el ego lo retiene, reprimiéndolo a una mínima expresión.

El ego es un limitador de amor que traemos incorporado de serie, igual que los limitadores de velocidad que tienen algunos vehículos, por ejemplo los ciclomotores. En nuestro caso, el ego nos limita sentir y expresar amor.

Pero esta limitación no es la misma para todos. El amor engloba todas las virtudes, igual que su manifestación la humildad, y estas virtudes están limitadas en porcentajes diferentes en cada individuo. De esta manera tenemos gente con todo tipo de personalidades, dependiendo de los porcentajes en que limita el ego a las diferentes virtudes. Por ejemplo, puede haber gente que exprese mucho amor (cariñosa) y a la vez ser poco altruista (tacaña), y viceversa. Las combinaciones son infinitas, y de ahí, los infinitos perfiles de personalidad que existen.

En pocas palabras podemos decir que el ego es un filtro para impedir que el espíritu manifieste todo su amor.

¿Y qué sentido tiene este limitador o filtro? Es la pregunta que normalmente nos hacemos. Aunque nos parezca absurdo limitar el amor, hay una bella razón detrás, como veremos a continuación.

Para comprenderlo imaginemos que este limitador, el ego, no existiera. De esa manera todos vendríamos a este mundo sintiendo y expresando puro amor, y en ese caso nadie sufriría. Si nadie sufre nadie tendría problemas, y si nadie tuviera problemas no habría necesidad de ayudar a nadie, y sin posibilidad de ayudar no podríamos expresar el amor, es decir, ser humildes.

Por tanto, para expresar el amor es necesario que otras personas sufran y tengan problemas, y esa es la función que desempeña el ego, hacer sufrir a la gente, para que podamos ayudarnos los unos a los otros, poniendo en práctica el amor mediante la humildad. Por ello se dice que estamos aquí para experimentar el amor, y para esto es indispensable el ego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Existe el Tiempo Más Allá de la Materia?

No Hay Condena Divina

La Red