El Estrés y la Aceptación

Nadie quiere el estrés pero todos los sufrimos muy a menudo. ¿Por qué? ¿Qué podemos hacer para librarnos del estrés? ¿Por qué nos afecta tan negativamente?

El estrés surge cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles de llevar a cabo. Es un mecanismo biológico que estimula nuestro cuerpo para que afronte una situación de forma más eficaz, obteniendo de esa manera mejores resultados. Por ejemplo, si vemos que un león nos persigue, nuestro cerebro pondrá en marcha el estrés para hacernos correr más rápido de lo normal. De hecho, se puede comparar al estrés con el dopaje en el deporte. En nuestro caso, el cerebro dopa al cuerpo para hacerlo más eficiente.

Hasta aquí el estrés parece algo bueno para nosotros, y realmente así lo es. Pero cuando abusamos de él continuamente, a nuestro organismo no le da tiempo a recuperarse de ese trabajo extra que le supone el estrés. Pensemos que en esas situaciones el cuerpo trabaja por encima de lo normal, y ello le produce un gran desgaste.

Podemos compararlo con la conducción de un vehículo. Si conducimos bruscamente el vehículo, este sufrirá mayor desgaste que si lo conducimos de forma tranquila.

El desgaste excesivo del cuerpo provoca los síntomas habituales del estrés que tanto nos hacen sufrir, y que pueden dar origen a todo tipo de enfermedades, como ya sabemos.

Una vez conocido que es el estrés y por qué nos afecta tan negativamente, nos queda encontrar la forma de librarnos de él. Para empezar pensaremos cuales son las situaciones más habituales que nos provocan estrés en nuestra vida cotidiana, y haremos una lista con ellas.

Pronto nos daremos cuenta que todas estas situaciones estresantes se deben a la falta de algún recurso, generalmente tiempo y dinero. Las prisas por falta de tiempo nos generan muchísimo estrés, porque nuestro cuerpo quiere ir más rápido de lo que puede. La falta de recurso económicos nos genera estrés porque nuestro cuerpo quiere encontrar una solución para obtener algo que queremos (un producto o servicio), o para pagar algo que deseamos y obtuvimos anteriormente, y pactamos pagarlo a plazos. Así podemos resumir los orígenes de todo nuestro estrés.

Y si aún lo analizamos a mayor profundidad llegaremos a la conclusión de que todo se debe a la falta de tiempo, porque los recursos económicos proceden del tiempo que invertimos trabajando. Por tanto, la falta de tiempo es el principal motivo generador de estrés.

¿Cómo podemos solventar la falta de tiempo? Comencemos estudiando por qué nos falta tiempo. Una vez que lo pensemos veremos que el problema es que queremos hacer más cosas de las que podemos. Y esta es la verdadera causa del estrés.

Como se suele decir, estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades, empujados por las modas, la gran oferta de caprichos de los que disponemos hoy en día, etc. y siempre motivados por el marketing en el que se ha convertido la sociedad.

Hemos cambiado la felicidad por el consumo de bienes innecesarios, pero no es lo mismo.  Así podremos tener muchas cosas, pero nos faltará la principal, y seremos infelices.

La solución, como no puede ser de otra manera, consiste en liberarnos de esas innecesidades que nos roban tiempo (muchas horas todos los días), y centrarnos en nuestra misión de vida, que es la que verdaderamente nos hará felices.

Es decir, tendremos que aceptar la realidad de nuestra vida, para lo que estamos aquí. Aceptar que los caprichos no nos harán felices, si no infelices. Que trabajar más horas no nos hará más felices, si no más infelices, y comprender que la felicidad solo puede proceder de lo más hondo de nosotros y de lo más lejos del exterior, de nuestro espíritu.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Existe el Tiempo Más Allá de la Materia?

Religión Viva

La Red