El Tronco Común

Imaginemos un árbol. Este se nutre por sus raíces. Por su tronco viaja la esencia pura que lo alimenta y sustenta, además de que dicho tronco sirve a su vez para sostenerlo, siendo su estructura o soporte principal.

De este tronco surgen las ramas, todas alimentadas por la misma esencia pura, tanto es así que su composición interna es exactamente la misma que la del tronco. Pero a la vez, cada una de las ramas tiene una forma propia diferente a las demás. Es decir, cada rama es única e irrepetible, pero sin embargo, la composición de todas es igual y todas se alimentan del mismo tronco y de la misma esencia pura.

Podemos afirmar que se trata de una gran maravilla de la naturaleza, pues parece increíble que teniendo todas las ramas la misma composición química, incluso el mismo ADN, sean a la vez todas diferentes entre sí.

Esta misma interpretación la podemos hacer también con todos los seres del Universo. Por ejemplo las piedras, las estrellas o los humanos. Todos tenemos la misma composición química, la misma esencia, nos alimentamos de la misma tierra y todos somos diferentes a la vez.

¿Y qué ocurre con la religión? Pues exactamente lo mismo. Todas las creencias se alimentan de la misma esencia pura y divina, se apoyan en la misma realidad sentida por la Humanidad desde tiempos inmemoriales, pero sin embargo, interpretada por cada persona de una manera única y diferente. Y al igual que un árbol es bello porque sus ramas son diferentes, esa variedad de interpretaciones suponen la base de la gran riqueza y belleza cultural de la Humanidad.

Antes de la invención del telescopio, unos veían las manchas de la Luna como llanuras y otros la veían como mares, pero eso no es lo importante, lo verdaderamente transcendental es que todos vemos la Luna y, por tanto, esta es una realidad.

No importan las formas, lo auténticamente importante es el fondo, porque ese fondo es la clave de todo y la base de la verdadera felicidad, la que no decae con el tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Existe el Tiempo Más Allá de la Materia?

La Red

Falsa Religión