¿Los Malhechores Salen Victoriosos?


Ser mansos contra el mal puede parecer darle vía libre a los malhechores para que se salgan con la suya. Pero ¿salen estos victoriosos? Y lo más importante, ¿es correcto pensar así?

Respondiendo a la primera pregunta, aunque a primera vista pudiera parecer que sí, porque se hacen poderosos e incluso "ricos", si indagamos en sus vidas veremos que están llenos de infelicidad y viven constantemente en estado de preocupación (miedo), ansiedad y depresión, muy alejados de la paz.

La única riqueza que se puede conseguir usando el mal es la riqueza material, la cual como sabemos es puro "humo", es decir, está vacía y no nos llena de felicidad. Todos conocemos por experiencia que las cosas materiales nos dan alegría solo momentáneamente y enseguida perdemos el entusiasmo. Por tanto, buscar la felicidad en el material es una búsqueda inútil, pues nunca conseguiremos la felicidad plena y duradera.

El mundo está lleno de personas que buscan la felicidad en el material, y esta tendencia va cada vez a más.

La felicidad plena y duradera, que es la verdadera felicidad, solo se puede conseguir haciendo el bien, mediante el amor incondicional al prójimo. Por mucho que busquemos no encontraremos otro camino para ser verdaderamente felices. Y cuando decimos amor incondicional estamos refiriéndonos a amor sin remordimientos, sin ira, sin culpa, sin sentimientos de venganza... es decir, debe ser amor puro que nos salga del corazón, sin pensar en lo bien o mal que hace las cosas el prójimo.

Así pues, la respuesta a la pregunta de si los malhechores salen victoriosos es: No, solo consiguen sufrir y ser infelices.

Y en tanto a la pregunta ¿es correcto pensar así? La podemos responder fácilmente tras realizar un simple análisis. "Pensar así" hace referencia al posible deseo que pueda existir en nosotros de que los malhechores no se salgan con la suya, y si lo hacen que paguen por ello. Pero estos deseos son manifestaciones de sentimientos de ira, culpa y venganza, los cuales impiden que desarrollemos amor incondicional al prójimo y, por tanto, nos alejan de la felicidad plena y duradera.

Por ello, esta segunda pregunta es más importante que la primera, porque tiene mayor repercusión en nuestra felicidad. Por tanto, si queremos ser felices no podemos sentir ira hacia los malhechores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Existe el Tiempo Más Allá de la Materia?

La Red

Falsa Religión