¿Cómo encontrar nuestra Misión de Vida?


La Misión de Vida es algo para lo que estamos predestinados, por lo que tarde o temprano acabaremos realizándola, aunque no seamos conscientes de ello. Nuestras aptitudes están concebidas especialmente para dicha misión, por lo que es cuestión de tiempo el llegar a ella, ya que nuestras aptitudes nos forzarán en esa dirección.

Pero pueden pasar años, incluso décadas, antes de encontrar el camino de nuestra misión, sobretodo en el mundo cada vez más materialista y manipulador en el que vivimos, donde el altruismo brilla por su ausencia. 

Por ello es fácil estancarnos en ciénagas y cuevas oscuras sin salida aparente, donde todo se ve oscuro. En estos casos es fundamental hacer algo para encauzar nuestras vidas lo antes posible, y empezar a realizar nuestra misión plenamente.

Para encontrar cuanto antes nuestra misión debemos comenzar por conocernos bien a nosotros mismos, pues ello nos dará las pistas necesarias. Y no hay nada mejor para conocernos que escribir un diario. En este anotaremos las conclusiones de los análisis que hagamos de nosotros mismos, lo que vamos aprendiendo, etc... sobretodo a nivel espiritual.

Y para facilitar aun más las cosas podemos intentar responder a las siguientes preguntas. Algunas de ellas al principio nos parecerán  imposibles de contestar, pero con el tiempo lo lograremos.

Mientras respondemos a las preguntas nos daremos cuenta de que repetiremos en todas los mismos patrones de respuestas, y esto es así porque esos patrones son las aptitudes que tenemos para realizar nuestra misión, con lo cual habremos conseguido sacarlas a la luz. 

Y una vez aclaradas las aptitudes no tendremos muchos problemas para conocer nuestra misión de vida.

Las preguntas son las siguientes:

  1. ¿Qué harías si tuvieras todo el tiempo y el dinero del mundo? Haz una lista.

  2. ¿Qué amas hacer que nunca te aburre? Haz una lista.

  3. ¿Qué te gustaría que la gente diga de ti en el día de tu funeral? Haz una lista.

  4. Si tuvieras 110 años y pudieras viajar al pasado (a tu momento actual) ¿qué te dirías?

  5. ¿Cómo quieres estar dentro de 3 años? ¿Y dentro de 5 años? ¿Y en 10 años?

Después de haber respondido todas las preguntas deberemos buscar y marcar los patrones que se repiten en las respuestas. Por ejemplo, podemos subrayarlos con rotuladores de diferentes colores para cada patrón.

A continuación haremos una lista con dichos patrones y anotaremos al lado de cada uno el número de veces que se repiten en las respuestas. Los patrones que más se repitan serán nuestras mejores aptitudes. Y con estas aptitudes tendremos una idea aproximada de en que consiste nuestra misión. 

No hay que preocuparse si no lo vemos claro ahora, es normal. Con el tiempo iremos concretando cada vez más nuestra misión, incluso veremos poco a poco que toda la historia de nuestra vida tiene una razón de ser y nos ha servido como aprendizaje para dicha misión, incluidas las peores etapas. Todo empezará a encajar como un puzzle y nuestra vida cobrará sentido.

¡Inténtalo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Existe el Tiempo Más Allá de la Materia?

Religión Viva

La Red